Últimos temas
» Poema infantil de García Lorca. Agua, ¿dónde vas?
Sáb Mayo 26, 2018 11:05 pm por Flor de liz

» Frase de Emiliano zapata
Sáb Mayo 26, 2018 11:04 pm por Flor de liz

» Poema El mar Mario Benedetti
Sáb Mayo 26, 2018 11:02 pm por Flor de liz

» Poema Nocturno-Rubèn Dario
Sáb Mayo 26, 2018 11:00 pm por Flor de liz

» Video poema El perro vagabundo Carlos Pezoa Vèliz
Sáb Mayo 26, 2018 10:32 pm por gabriellenetrobe

» Reflexiòn sobre las amistades perdidas
Sáb Mayo 26, 2018 10:27 pm por gabriellenetrobe

» Poema Canto a esta mujer-Efraìn Barquero
Sáb Mayo 26, 2018 10:20 pm por gabriellenetrobe

» Bellas imagenes gif caballos
Miér Mayo 16, 2018 9:21 pm por Maria Teresa

» Poema Antonio Machado. Pegasos, lindos pegasos
Miér Mayo 16, 2018 9:13 pm por Maria Teresa




  • Visita nuestro facebook



  • Visita nuestros foros


    Pincha y visita nuestro foro

  • Visita nuestros foros


    Pincha y visita nuestro foro
http://daisy13.unblog.fr/category/oiseaux/
Foro Mùsica sin fronteras

  • Visita nuestros foros



    Pincha y visita nuestro foro
Foro cositas ricas

  • Visita nuestros foros



    Pincha y visita nuestro foro

Poema Te quiero a las 10 de la mañana-Jaime Sabines

Ir abajo

Poema Te quiero a las 10 de la mañana-Jaime Sabines

Mensaje por Maria Teresa el Sáb Ene 13, 2018 8:29 pm





Te quiero a las diez de la mañana, y a las once, y a
las doce del día. Te quiero con toda mi alma y con todo mi cuerpo,
a veces, en las tardes de lluvia. Pero a las dos de la tarde, o a las
tres, cuando me pongo a pensar en nosotros dos, y tú piensas en la comida o en el trabajo diario, o en las diversiones que no tienes,
me pongo a odiarte sordamente, con la mitad del odio que guardo
para mí.

Luego vuelvo a quererte, cuando nos acostamos y siento que
estás hecha para mí, que de algún modo me lo dicen tu rodilla
y tu vientre, que mis, manos me convencen de ello, y que no
hay otro lugar en donde yo me venga, a donde yo vaya, mejor
que tu cuerpo. Tú vienes toda entera a mi encuentro,
y los dos desaparecemos un instante, nos metemos en la boca de Dios,
hasta que yo digo que tengo hambre o sueño.

Todos los días te quiero y te odio irremediablemente. Y hay
días también, hay horas, en que no te conozco, en que me
eres ajena como la mujer de otro. Me preocupan los hombres,
me preocupo yo, me distraen mis penas. Es probable que no
piense en ti durante mucho tiempo. Ya ves. ¿Quién podría
quererte menos que yo, amor mío?


Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando, a travès de mis poemas...
avatar
Maria Teresa
Admin

Mensajes : 443
Fecha de inscripción : 19/03/2012

Ver perfil de usuario http://pensandoenti.forochile.org

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.