Últimos temas
» Poema infantil de García Lorca. Agua, ¿dónde vas?
Sáb Mayo 26, 2018 11:05 pm por Flor de liz

» Frase de Emiliano zapata
Sáb Mayo 26, 2018 11:04 pm por Flor de liz

» Poema El mar Mario Benedetti
Sáb Mayo 26, 2018 11:02 pm por Flor de liz

» Poema Nocturno-Rubèn Dario
Sáb Mayo 26, 2018 11:00 pm por Flor de liz

» Video poema El perro vagabundo Carlos Pezoa Vèliz
Sáb Mayo 26, 2018 10:32 pm por gabriellenetrobe

» Reflexiòn sobre las amistades perdidas
Sáb Mayo 26, 2018 10:27 pm por gabriellenetrobe

» Poema Canto a esta mujer-Efraìn Barquero
Sáb Mayo 26, 2018 10:20 pm por gabriellenetrobe

» Bellas imagenes gif caballos
Miér Mayo 16, 2018 9:21 pm por Maria Teresa

» Poema Antonio Machado. Pegasos, lindos pegasos
Miér Mayo 16, 2018 9:13 pm por Maria Teresa




  • Visita nuestro facebook



  • Visita nuestros foros


    Pincha y visita nuestro foro

  • Visita nuestros foros


    Pincha y visita nuestro foro
http://daisy13.unblog.fr/category/oiseaux/
Foro Mùsica sin fronteras

  • Visita nuestros foros



    Pincha y visita nuestro foro
Foro cositas ricas

  • Visita nuestros foros



    Pincha y visita nuestro foro

Poema La fuga-Gabriela Mistral

Ir abajo

Poema La fuga-Gabriela Mistral

Mensaje por Flor de liz el Lun Sep 11, 2017 6:18 pm





Madre mía, en el sueño
ando por paisajes cardenosos:
un monte negro que se contornea
siempre, para alcanzar el otro monte;
y en el que sigue estás tú vagamente,
pero siempre hay otro monte redondo
que circundar, para pagar el paso
al monte de tu gozo y de mi gozo.

Mas, a trechos tú misma vas haciendo
el camino de burlas y de expolio.
Vamos las dos sintiéndonos, sabiéndonos,
mas no podemos vernos en los ojos, y no
podemos trocarnos palabra,
cual la Eurídice y el Orfeo solos,
las dos cumpliendo un voto o un castigo,
ambas con pies y con acentos rotos.

Pero a veces no vas al lado mío:
te llevo en mí, en un peso angustioso
y amoroso a la vez, como pobre hijo
galeoto a su padre galeoto,
y hay que enhebrar los cerros repetidos,
sin decir el secreto doloroso:
que yo te llevo hurtada a dioses crueles
y que vamos a un Dios que es de nosotros.

Y otras veces ni estás cerro adelante,
ni vas conmigo, ni vas en mi soplo:
te has disuelto con niebla en las montañas,
te has cedido al paisaje cardenoso.
Y me das unas voces de sarcasmo
desde tres puntos, y en dolor me rompo,
porque mi cuerpo es uno, el que me diste,
y tú eres un agua de cien ojos,
y eres un paisaje de mil brazos,
nunca más lo que son los amorosos:
un pecho vivo sobre un pecho vivo,
nudo de bronce ablandado en sollozo.

Y nunca estamos, nunca nos quedamos,
como dicen que quedan los gloriosos,
delante de su Dios, en dos anillos
de luz, o en dos medallones absortos,
ensartados en un rayo de gloria
o acostados en un cauce de oro.

O te busco, y no sabes que te busco,
o vas conmigo, y no te veo el rostro;
o en mí tú vas, en terrible convenio,
sin responderme con tu cuerpo sordo,
siempre por el rosario de los cerros,
que cobran sangre por entregar gozo,
y hacen danzar en torno a cada uno,
¡hasta el momento de la sien ardiendo,
del cascabel de la antigua demencia
y de la trampa en el vórtice rojo!

avatar
Flor de liz

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 16/05/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.